Blog

Plan maestro de producción: Función, objetivos y ventajas

La planificación se basa en desarrollar nuevas maneras de guiar la producción de una empresa por el camino más beneficioso.

En vista de ello, la configuración de la compañía necesita de una estrategia constante que se adapte a cualquier escenario económico relacionado con el proceso de fabricación y entrega de los productos y servicios. Esto con el fin de cumplir los objetivos propuestos y ganar prestigio.

Precisamente, es el Plan Maestro de Producción el sistema que permite configurar todos estos aspectos para que las compañías ofrezcan productos de calidad, eviten las pérdidas y se posicionen en el mercado.

¿Qué es?

El Plan Maestro de Producción (PMP) es un documento que enumera todo lo que se producirá por la empresa, ya sea la cantidad de productos y cuándo se producirán.

Por lo tanto, es crucial para el sistema de producción de compañía, pues se trata de un método que se encarga de definir las fechas de entrega de los productos para luego calcular la cantidad de unidades que pueden fabricarse en un tiempo determinado.

¿Por qué es importante el Plan Maestro de Producción?

Un Plan Maestro de Producción es sumamente importante para planificar el proceso de producción de toda industria.

Por consiguiente, aplicando este sistema una fábrica puede establecer los plazos de entrega,  priorizar el número de órdenes primordiales a cubrir y hacer uso óptimo de su capacidad de producción.

Beneficios

El hecho de acuñar un plan en sí mismo ya es una ventaja significativa para cualquier empresa. Sin embargo, existe una amplia gama de ventajas que hacen del PMP una excelente elección.

Entre los beneficios más destacables se encuentran:

Optimiza la producción

El plan Maestro de Producción se encarga de ayudar a las empresas a mejorar y definir correctamente su capacidad productiva. Esto es gracias a la posibilidad de cruzar los datos obtenidos de cantidades de pedidos con el tiempo disponible, así como con el número de máquinas y personas disponibles.

De este modo, es posible para las compañías priorizar las órdenes de producción más importantes y al mismo tiempo, hacer que su personal identifique aquellos elementos que pueden ser optimizados en el futuro.

En otras palabras, para que la vinculación de la producción sea realmente eficiente, es necesario planificar. Por ello, a través de cálculos efectuados gracias a la tecnología, es posible alinear la cantidad de tiempo, personal y productos disponibles para llevar a cabo dicha producción.

Como resultado, este mecanismo prioriza las órdenes de trabajo más urgentes mientras aumenta la capacidad de producción para mejorar la rentabilidad de la industria. Así pues, es posible evaluar todas las repercusiones que cada uno de estos puntos puede generar.

Reduce y previene las pérdidas

Sin la presencia de un plan de producción, las posibilidades de que una empresa sufra pérdidas son grandes, lo cual puede ocurrir tanto en la entrega de productos como en el proceso de producción.

Sin embargo, el Plan Maestro de Producción -controlando las demandas de cada artículo, los plazos de entrega y las existencias- mantiene todo organizado y bajo control mientras disminuye o incluso evita eventuales pérdidas.

Imagina que la fábrica recibió un pedido mucho más grande de lo esperado, con la adopción de un Plan Maestro es posible que el gerente evalúe los impactos de este repentino aumento de la producción para que la fábrica no quede sin pérdidas.

Aplicando el PMP, las compañías pueden planificar las demandas de cada producto tomando en cuenta los plazos de entrega y el inventario. En consecuencia, las empresas están mucho más protegidas de cualquier imprevisto, siendo capaces de evitar y/o reducir completamente las pérdidas de producción.

Ayuda en la toma de decisiones

Como muchos saben, la rutina del gerente está usualmente abordada por la toma de decisiones. Precisamente por ello, es necesario que estas decisiones se tomen de manera correcta, por lo que el gerente necesita datos fiables que le ayuden a tomar la mejor decisión.

Como un PMP vigente esto puede ocurrir, pues se encarga de dejar en claro la capacidad de la industria, permitiendo al gerente tener una mejor visión de la producción.

Esta información es extremadamente útil tanto para la toma de decisiones como para mejorar continuamente la empresa a nivel productivo y de atención al público.

Por lo tanto, teniendo en cuenta que cada línea de producción cuenta con una capacidad determinada para funcionar, es necesaria la existencia de dispositivos con la facultad de ayudar al gerente en la toma de decisiones durante todo el proceso.

En general, los beneficios del PMP se reducen a:

  • Optimizar la producción.
  • Incentivar una toma de decisiones adecuada.
  • Reducir y prevenir las pérdidas.

nota

Función del Plan Maestro de Producción

Al tratarse de un método esencial para toda empresa, el PMP debe cumplir con ciertas etapas para ofrecer grandes beneficios.

1.Previsión de la demanda

Se trata del primer paso que tiene lugar en el PMP. La previsión de la demanda se basa en -como su nombre lo indica- realizar un pronóstico de las ventas en un periodo en específico. De modo que la empresa pueda contar con una base para saber cuánto necesitará producir.

2.Planificación de la capacidad de producción

En esta fase, la compañía debe establecer cuál es su capacidad tanto a medio como largo plazo.

3.Planificación de materiales

Una de las etapas cruciales dentro del Plan Maestro de Producción, es donde la empresa establecerá la cantidad de materiales necesarios para la producción.

El objetivo de la planificación de materiales es conocer la cantidad y el plazo del pedido para realizar la compra de materiales y así obtener una buena gestión.

4.Planificación de la producción

Cuando existe una gran demanda, es necesario aplicar la Planificación de la producción a corto plazo, asignando la materia prima a las demandas más valiosas para la empresa.

¿Cómo crear un Plan Maestro de Producción?

Para crear un Plan Maestro de Producción toda empresa cuenta con dos alternativas: hojas de cálculo complejas de Excel o un sistema computarizado de PCP.

Por su parte, las hojas de cálculo para crear un PMP son complejas y vulnerables a los errores humanos y también en las fórmulas.

Por lo tanto, es recomendado usar un software de gestión integrado con su producción para armar un plan maestro de producción.

Asimismo, es primordial considerar todas las fuentes de demanda al momento de fijar el PMP. Por lo general, son pequeños pedidos de última hora los que generan fallos en todo el sistema de planificación de la compañía.

Por ejemplo, si una empresa de autos planea una exhibición de sus coches y permite que un equipo de proyecto use sus existencias para construir otros modelos para la presentación, esto podría generar -probablemente- una escasez de componentes en la fábrica. 

De igual manera, puede pasar que la empresa haga préstamos con sus filiales, sin previo aviso. Si esto llegase a ocurrir, es necesaria la integración tanto del sistema de planificación como de control, de lo contrario no se cumplirá con los requisitos de producción y por consiguiente, el cliente no estará satisfecho.

Objetivos

El objetivo principal de un excelente Plan Maestro de Producción es hacer que la planificación de la producción presente el menor número de sorpresas posible.

Así pues, cuantos más escenarios estén involucrados en el proceso, mejor y más efectivo será su ejecución.

 Por otra parte, existen otra clase de objetivos previstos por el PMP, entre ellos:

Previsión de ventas

Como se ha mencionado con anterioridad, la previsión de ventas es el principio de todo.  De hecho, antes de conocer cómo son las existencias o cuánto se puede producir por día, el gerente necesita tener una idea de cuánto se espera vender a corto y largo plazo. Una vez  obtenida la información, es posible analizar todo lo demás.

Ejecutar la previsión de ventas es uno de los objetivos principales de PMP, pues permite que la empresa obtenga una visión más prospectiva de la producción, lo que ayuda a establecer los esfuerzos necesarios para lograr la capacidad de producción requerida y satisfacer la demanda. Ya sea que se trate de comprar equipo más costoso o acuñar nuevos cambios, estas decisiones suelen tomarse en base a este pronóstico.

La gestión de las existencias

La gestión de inventarios es otra actividad fuertemente aclamada por el plan maestro de producción, por lo que se convierte en uno de sus objetivos primordiales.

El PMP se encarga de reflejar cuáles son las demandas de volumen y tiempo de entrega de los productos finales, así como de conjeturar las necesidades de suministro de las materias primas y productos semiacabados para continuar el flujo de producción.

Por ello, una de las metas del PMP es hacer más eficaz el control de los almacenes, aprovechando al máximo la capacidad de almacenamiento al identificar los momentos adecuados para la adquisición de cada producto y la liberación de espacio.

Previsibilidad

La previsibilidad permite que el flujo de producción pueda ser programado con mayor eficacia. Los procesos se inician en el momento más oportuno, con la seguridad de que se ejecutará de principio a fin, sin interrupciones

De esta manera, la compañía gana mayor calidad y agilidad en la entrega de sus productos, reduciendo al mismo tiempo la tasa de inactividad tanto de los empleados como del equipo.

Mejora continua de los procesos de producción

Un Plan Maestro de Producción no se ejecuta de la noche a la mañana, ni es una herramienta estática que, una vez aplicada, tiene una duración eterna de sus resultados. De hecho, se trata de un proceso continuo de mejoras, que se ponen en práctica poco a poco, corrigiendo un problema a la vez.

Como resultado, se comparte entre los directivos y empleados una filosofía de mejora continua, en la que cada uno de los individuos entiende bien la importancia de la correcta ejecución de las normas operacionales. Asimismo, se realiza un examen con mayor detenimiento en los detalles rutinarios de la compañía.

Escalabilidad de la producción

Como muchos saben, el sueño de cualquier jefe es que su empresa reciba gran cantidad de pedidos y así aumentar la competitividad. No obstante, la mayor pesadilla de esto es notar que inclusive con equipos modernos, una cantidad suficiente de insumos y buen número empleados, la compañía no siempre sea capaz de hacer frente a un aumento inesperado de la demanda.

Por ello, es sumamente importante la cartografía y la mejora continua de todos los procesos. Con ayuda del PMP, el personal administrativo puede determinar el orden de prioridades, hacer que el proceso sea más eficiente y organizar el flujo de producción. Esto con el fin de alinear la gestión de compras, logística y producción para que encuentren una mejor salida.

Idoneidad de la producción en momentos de baja

Al igual que la demanda puede subir, también puede disminuir. De vez en cuando ocurren momentos de crisis en las empresas, por ello, el papel de los gerentes es adaptar rápidamente los procesos de producción a este descenso del volumen de demandas

Sin embargo, por simple que parezca, este proceso necesita un cuidado especial. En los momentos en que la contención de los costos debe ser aún más eficaz, es necesario asegurar la salud financiera de la compañía hasta que esta etapa precaria termine.

Por ello, el PMP permite identificar los puntos de ajustes que generan cualquier tipo de reducciones, ya sea en cantidad o calidad. Gracias a ello, las empresas pueden adquirir insumos con menor frecuencia, pero en mayor cantidad para obtener descuentos con su proveedor.

Sin duda, un Plan Maestro de Producción es una excelente alternativa, pues gestiona tanto los procesos como la capacidad de producción de la empresa al límite. Asimismo, presenta una fascinante base de datos sobre el proceso de fabricación, lo que permite con mayor facilidad que el gerente haga la toma de decisiones correctas para el bien de la compañía, aumentando la eficiencia y rentabilidad en su equipo de trabajo y evitando cualquier tipo de pérdidas.

En otras palabras, es el PMP el que tiene la información necesaria para basar la decisión en la estrategia de producción que mejor se adapte a la realidad de la fábrica y así llevarla a buen camino.

Pregúntanos sin compromiso

Artículos relacionados

MRP I y MRP II: ¿Qué son y en qué se diferencian?

MRP I y MRP II: ¿Qué son y en qué se diferencian?

en Blog

El MRP I y MRP II son instrumentos y metodologías que permiten el control impecable de los gastos, la calidad de los productos o servicios y de los procesos.

Leer más ...
¿Qué es el método Just in Time?

¿Qué es el método Just in Time?

en Blog

Just in Time es un sistema cuyo objetivo es producir la cantidad exacta de un producto. Esto tomando en cuenta la demanda de dicho artículo, lo que permite entregar un servicio óptimo y al momento oportuno, sin la necesidad de crear existencias. 

Leer más ...
Nos vemos en beDIGITAL

Nos vemos en beDIGITAL

Tras el éxito obtenido en la edición anterior repetimos en la feria beDIGITAL con nuestro propio stand en el pabellón 3, G-33.

Leer más ...
Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.