Blog

Metodología Scrum

La metodología Scrum es una buena opción para llevar a cabo proyectos complejos de la empresa, debido a que está fundamentado en los principios de los métodos ágiles con el fin de disminuir los plazos de entrega y adecuarse a los cambios con mayor fluidez durante las fases de producción.

¿Parece enredado?

Todo lo contrario, aunque puede pareciera ser complicado al principio, sobre todo si no has trabajado anteriormente con este tipo de metodologías, pero en realidad es muy simple de utilizar, siempre que se cumpla con cada uno de los pasos.

Para ayudarte a entender mejor la metodología Scrum, te explicaremos en qué consiste, cómo se relaciona con los métodos ágiles y los pasos que debe cumplir para implementarla con éxito en su empresa.

¿Qué es el método Scrum?

La metodología Scrum es un marco de trabajo o framework utilizado para optimizar el trabajo de equipo en proyectos complejos y monitorear la evolución del producto manteniendo como enfoque la calidad y los tiempos estipulados de entrega. Este método de trabajo se realiza por ciclos de actividades planificadas previamente, las cuales son conocidas como “sprints”, y está compuesta por una planificación de tareas y plazos establecidos de inicio y fin.

La estructura Scrum es cada vez más usada, y ha demostrado ser eficaz para realizar la entrega de proyectos con mayor agilidad, calidad y satisfacción. La implementación de la metodología ágil está estrechamente relacionada con el deseo de brindar respuestas rápidas y mejorar la velocidad y calidad del trabajo en el menor tiempo posible.

Scrum es, por lo tanto, una opción para mejorar y controlar los proyectos en entornos complejos, permitiendo optimizar la productividad del equipo de trabajo y obtener resultados de forma rápida y ordenada.

Scrum vs. Métodos ágiles

Es común que exista confusión entre scrum y los métodos ágiles, y no es extraño que ocurra, debido a que Scrum es una forma de metodología ágil.

Los métodos ágiles son un modelo que propone alternativas a la gestión tradicional de proyectos y tienen como objetivo lograr la agilidad en sus entregas y la adaptación continua de los procesos.

Estos métodos se originaron la industria del desarrollo de software y la tecnología de la información, pero en la actualidad se utilizan en proyectos de diversas áreas.

Sus principios se establecen en el Manifiesto Ágil, publicado en 2011 por un grupo de programadores, y consta de 4 valores:

  • "Interacciones e individuos antes que herramientas y procesos".
  • "Tener software en funcionamiento en vez de una documentación minuciosa"
  • "Colaborar con nuestros clientes en vez de negociar los contratos".
  • "Adaptarse a los cambios antes que seguir a rajatabla un plan".

Sin embargo, la metodología Scrumb no es la única que conforma los métodos ágiles, existen otros tipos como FDD, Kanban y XP, los cuales también son muy utilizados hoy en día.

Pilares de la metodología Scrum

Los tres pilares que respaldan la efectividad de la metodología Scrum son la transparencia, la inspección y la adaptación.

1.     Transparencia

Todo proyecto que se lleve a cabo debe partir de una planificación específica, en la que se definan los objetivos determinados a alcanzar. Su finalidad es suministrar a todos los integrantes del equipo la información necesaria para orientar su trabajo, y por ello la transparencia tiene un papel importante en el proceso.

Es fundamental conservar esta información en un medio de fácil acceso, para que pueda ser utilizado por todos los integrantes, de esta manera, se garantiza que haya una visión común del proyecto.

2.     Inspección

Los miembros del equipo deben promover las inspecciones frecuentes a los procesos. En la práctica, el objetivo es controlar el avance de las actividades, para garantizar que se logren los objetivos y que el progreso se efectúe dentro del tiempo establecido.

Uno de los puntos a tener en cuenta para el cumplimiento de la inspección, es la frecuencia y la profundidad.

Un punto que merece atención es la frecuencia y el alcance de estas inspecciones. Después de todo, no deben convertirse en un obstáculo que genere demoras en el proyecto, y cree la menor burocracia posible.

3.     Adaptación 

Una de las principales diferencias de la metodología Scrum son las denominadas iteraciones incrementales. De forma general, se refiere a realizar cambios durante todo del proceso para adaptarse y cumplir con los objetivos, promoviendo mejoras e innovación en el producto. Esto puede ocurrir de distintas formas.

Si al realizar una inspección detecta que algo no está alineado con los objetivos que se fijaron al principio, se puede hacer una adaptación. Pero, eso no es todo, en el método Scrum el cliente comienza a tener una relación más cercana con el proceso para dar a conocer sus necesidades y avalar cada nueva implementación.

Por lo tanto, es probable que se originen nuevas ideas y oportunidades de mejora durante todo el proceso de creación. Esto prueba la flexibilidad de la metodología Scrum, es decir, si los objetivos se modifican durante el desarrollo, el equipo está capacitado para adecuarse a la situación de una forma rápida logrando satisfacer esta nueva demanda.

Roles en el equipo Scrum

La metodología Scrum establece unos roles y responsabilidades esenciales, que son necesarios definir para su implementación:

Project Owner 

Es el responsable de tomar las decisiones sobre el desarrollo del proyecto, y de establecer el orden de la prioridad. Además, deberá comunicar a todos los integrantes del equipo los objetivos del proyecto.

Scrum Master 

El Scrum Master es el responsable de colaborar con los integrantes del equipo para superar los obstáculos que les impida cumplir con los objetivos, es decir, es el responsable de ayudar al equipo a entender completamente la metodología para poder ser aplicada.

Development Team Member

Son los encargados de transformar la visión inicial en algo real. Debe estar conformado por un equipo multidisciplinario, encargado de crear el producto con las características necesarias para que pueda satisfacer las expectativas del cliente.

¿Cómo implementar el método Scrum en su empresa

Para implementar efectivamente el método Scrum, debe seguir siete pasos fundamentales:

1.     Reunir el equipo

El primer paso consiste es reunir un equipo multidisciplinario, que cuente con las capacidades necesarias para poder llevar a cabo todas las etapas de elaboración del producto.

En este paso se deben asignar los roles principales de Scrum: Propietario del producto y Scrum Master y, por supuesto, los otros integrantes que conformaran el equipo.

2.     Crear el portafolio de productos 

El segundo paso es comenzar a planificar en el Product Backlog, describiendo las funcionalidades del producto para luego definir el orden de prioridad que tendrá en la lista.

Es importante destacar que el portafolio de los productos puede cambiar a largo del proceso si surgen nuevos requisitos, los mismos deberán ser realizados el dueño del producto.

3.     Planificar el Sprint 

Es el momento de planificar los Sprints de trabajo, lo cual es primordial para continuar el proceso.

¿Cuánto tiempo le tomará, considerando que deben seguir un esquema?

¿Qué actividades se realizarán en cada Sprint y quién será el encargado de ellas?

4.     Organizar el proceso visualmente 

La organización visual del proceso ayuda a verificar fácilmente el avance, permitiendo la revisión del estatus de cada actividad.

Para ello, se recomienda utilizar Kanban, otra metodología ágil, que consiste en clasificar las tareas en tres fases: lo que se debe hacer, lo que está en proceso y lo que ya se ha completado.

Se podría, por ejemplo, ubicar los post-its en un tablero dividido o usar herramientas digitales de gestión de proyectos.

5.     Realizar la reunión diaria

No desestimes este paso, debido a que las reuniones diarias son esenciales para analizar lo ocurrido, tanto lo negativo como lo positivo del día anterior, y planear la jornada de trabajo del equipo.

6.     Tener transparencia en todos los pasos 

Todos los miembros del equipo deben tener una visión detallada de los procesos, los requisitos del cliente y el progreso de las tareas.

La transparencia, por ese motivo, es fundamental para desarrollar un proyecto con la metodología Scrum.

7.     Dar y recibir retroalimentación    

Principalmente si está comenzando a implantar este proceso en la empresa, la retroalimentación es una herramienta imprescindible.

Es necesario comunicar a los colaboradores sobre las fortalezas y oportunidades de mejora a implementar.

De la misma forma, solicite la opinión del equipo sobre la implementación de la metodología Scrum, para poder hacer los cambios que sean necesarios en su aplicación.

Después de leer este artículo estará listo para introducir la metodología SCRUM en los procesos de la compañía. ¿Qué tal si comienza ahora mismo?

Aplica esto a tu vida

Después de leer este artículo estarás listo para introducir la metodología Scrum en las rutinas de tu compañía.

Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando en esta página, consideramos que aceptas su uso en los términos indicados en la Política de Cookies.